El maestro que no se ve. Espacios que educan y motivan el aprendizaje.



Hay lugares más allá de las aulas en los que los alumnos pueden desarrollar múltiples competencias… Son esos rincones del colegio llenos de vida donde los alumnos pueden desarrollar su creatividad y que permiten fomentar la autonomía de los niños en su proceso de aprendizaje.

Lo que a simple vista parecería un cuento en nuestro colegio, hemos conseguido que se convierta en realidad. Apostamos por crear espacios que sean generadores y facilitadores de oportunidades para el desarrollo de aprendizajes en nuestros alumnos; espacios que sean estimulantes, motivadores, lugares donde compartir vivencias, emociones, construir conocimiento, momentos… Pero tenemos claro que el lugar por sí solo no basta.

Por ello, hemos creado un espacio posibilitador de múltiples actividades:

Un lugar de lectura: un rincón, a través de una moqueta, acompañada de cojines, y de buenos libros, crean un espacio ideal donde nuestros alumnos, leen, comparten las historias, descubren el mundo lleno de imaginación que se esconde tras los cuentos. Pero, además, una caja llena de títeres y un escenario ayuda a que los alumnos puedan crear e interpretar sus propios relatos.

   

Zona de presentación:Unas simples escaleras, se han convertido para nosotros en un graderío. Un espacio ideal donde los alumnos pueden exponer sus investigaciones, trabajos, logros… un lugar que favorece la participación e interacción de los niños, desarrollando sus habilidades comunicativas.

  

Espacio donde crear:Este hall también esconde dos paredes que potencian la creatividad e imaginación de nuestros alumnos. Una de ellas está imantada, favoreciendo la creación y el aprendizaje de manera manipulativa. Otra, es simplemente un lienzo en blanco, donde los niños puedan dibujar, inventar, escribir… expresar de diferentes maneras su mundo interior.

  

  

Los espacios de nuestro colegio son puntos de unión, que generan lazos de convivencia entre los compañeros y que conectan con los maestros. Son lugares que nos aportan experiencias positivas, que favorecen el desarrollo. que fomentan la creatividad, la alegría... En definitiva, rincones mágicos que invitan a soñar.